11 septiembre 2008

Centolla del Cantábrico

INGREDIENTES:
Para dos personas
1 centolla viva de 1 Kg.
Agua
Sal gorda


Viva y coleando
PREPARACIÓN:
Ponemos  a cocer en agua fría (para que no se caigan las patas), con un puñado de sal gorda. Cuando empiece a hervir el agua, dejamos que se haga 15 minutos. Pasado este tiempo, lo sacamos del agua y tapamos con un paño de algodón.
Recién cocida
Si no lo vamos a comer al momento,  lo guardamos en la nevera envuelto en un paño de algodón que mojaremos en el agua de cocer el centollo.
Para abrir el centollo, quitamos las patas girándolas un poco antes de tirar de ellas. Por la parte redonda tiramos con las dos manos en sentido contrario y se abre. Reservamos el caparazón. Pegadas al caparazón por la parte interior hay unas membranas grisáceas que son los pulmones y que hay que quitarlas. Partimos el cuerpo con un cuchillo grande a la mitad y éstas a su vez también a la mitad.
Limpiamos el cuerpo de cascaras poniendo la carne que saquemos en el caparazón. Podemos sacar la carne de las patas pero yo eso se lo dejo a los comensales para que se entretengan un poco.
A la hora de servir ponemos en la mesa: un poco de mayonesa, vinagreta y una botella de jerez seco para que cada uno arregle su caparazón al gusto. Hay quien lo prefiere sin nada por eso es mejor que cada uno lo aliñe a su manera. A mí me gusta con un poco de mayonesa y unas gotas de jerez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario