27 septiembre 2008

Costillas de cordero en Römertopf


Lo primero voy a explicar un poco lo que es la Römertopf. Es una olla de barro alemana que tal como dicen ellos en su guía de uso hace más fácil cocinar. Copio aquí su explicación:

“El principio del guisado a vapor en el Römertopf entusiasma siempre por la inigualable delicia, saludables comidas y porque es facilísimo su manejo. Por las bajas temperaturas de cocción se conservan el aroma, vitaminas y minerales. Ya no se necesita agregar grasa y se evitan calorías. Usted sólo tiene que preparar los ingredientes, el Römertopf se encarga completamente solo de la cocción, sin ninguna vigilancia. Usted gana tiempo para otras cosas. La comida siempre le sale bien, no se quema ni se derrama nada y el horno queda limpio”
Todo esto es verdad. Yo sólo tengo una así que la utilizo para carne porque el barro coge sabor y si hiciese pescado en la misma olla al final no sabría si comía carne o pescado. Ya estoy pensando en pedir una para pescado a los Reyes Magos de Oriente. Además son bonitas y adornan colocadas en un estante en la cocina.

INGREDIENTES:
Para 3 personas
750 gramos de costilla de cordero
1 cebolla pequeña
4 dientes de ajo
1 patata grande
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1/2 vaso de vino blanco
Pimentón dulce
Sal

Aceite de oliva virgen extra 

PREPARACIÓN:
Dejamos el cordero a remojo en agua unos 10 minutos, así podremos quitar la parte exterior de grasa fácilmente. Lo dejamos sobre papel absorbente mientras seguimos con la receta.
Ponemos la tapa de la Römertopf a remojo 15 minutos.  Mientras ella remoja: Picamos la cebolla y los ajos. Pelamos y partimos la patata como más nos apetezca: yo, hoy quería hacer bolas, pero no tenía una patata grande y con las pequeñas me han quedado “una especie de bolas”. En un plato ponemos las patatas y las remojamos con una cucharada de aceite y un poquito de pimentón dulce. Ya tendremos la olla remojada. Ahora ponemos en ella todos los ingredientes: la cebolla, el ajo, el cordero, 2 cucharadas de aceite de oliva, ½ vaso de vino blanco, un poquito de sal , las patatas y tapamos.
La colocamos en la rejilla del horno, cerramos y ponemos a 210º si el horno es eléctrico. Si es de gas aconsejan ir subiendo la temperatura poco a poco.
A la hora y media regar con su salsa y dejar destapada. A los 15 minutos damos vuelta a la carne y regamos de nuevo con su salsa. Dejamos en el horno 15 minutos más y listo. Al dejar la olla destapada la última media hora la carne se dora y queda más crujiente.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta exquisita receta voy a quedar hoy con mis hijos de lujo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por esta exquisita receta voy a quedar hoy con mis hijos de lujo

    ResponderEliminar